Servilleteros Personalizados y Servilletas, sólo un ejemplo

Buenas Hosteleros, como sabéis desde el comienzo del primer Estado de Alarma los servilleteros de madera están prohibidos por el Gobierno, algo que en principio resulta poco coherente, pero que...



Servilleteros y Servilletas

Es un momento que estamos viviendo todos los que de algún modo vivimos de la hostelería, tanto si tienes un establecimiento como si te dedicas a proveer al sector hostelero de cualquier producto que éstos necesiten o demanden, desde el comienzo no sólo hemos estado cerrando y abriendo, confundiendo a los clientes con si pueden entrar adentro o si tienen que estar afuera, con si pueden sentarse en una mesa o el aforo ya está completo, además hemos tenido que incrementar nuestro trabajo y disminuir ostensiblemente nuestros ingresos, lo que al final resultan siempre pérdidas.

Servilleteros...

A nosotros nos ha perjudicado a nivel de las servilletas personalizadas de hostelería, tanto para servilletas bar personalizadas como aún peor para los servilleteros personalizados que desde el comienzo del Estado de Alarma se decidió prohibirlos, motivo por el que desde entonces difícilmente se ve en la barra de un bar o en alguna mesa un servilletero de madera; ahora las servilletas de bar personalizadas se colocan en un platillo junto con el pincho de tortilla, sueltas, sobre el plato y teniéndolas que coger el camarero con la mano del paquete original de donde vienen de fábrica, lugar en el que difícilmente se habrán contaminado y de haber sido así, lo habitual es que pasen un tiempo en fábrica, otro tiempo en el distribuidor y otro tiempo en los almacenes del establecimiento, así que para cuando se colocaban en el servilletero habían pasado a menudo más de 30 días, tiempo en el que según los "expertos" ya el virus debería estar muerto.

Además de ello, resulta que cuando están en la caja están también plastificadas, sean cuales sean siempre van plastificadas y siempre se colocan en los servilleteros después de desplastificar el paquete donde vienen, que curiosamente además viene justo para meter en los servilleteros, así que no quedan sueltas por ahí. Después una vez colocadas en los servilleteros, están una detrás de la otra, es decir, la primera actúa como mascarilla de la segunda, así que la segunda difícilmente estará contaminada, posiblemente tampoco la primera, pero... demos un voto de confianza a los "expertos".

Como consecuencia de esto los distribuidores hemos dejado prácticamente de vender servilletas, pero no es preocupante la situación de los que pueden vender además otros productos, aunque desde luego ha sido y está siendo muy alta la incidencia en bajada de facturación respecto del año anterior, el problema más serio lo tienen los fabricantes de servilletas que actualmente han bajado su facturación de manera increíble, teniendo en muchos casos como único pensamiento el cierre de sus fábricas.

Qué hacer, cómo salir de esta situación

Pues fácil no es, sobre todo porque los hosteleros siempre han estado habituados a hacer reservas para sus mesas, lo que significa que las más de las veces no tenían que pensar mucho en cómo salir adelante, cómo vender más, sino en cómo dar aún más calidad a sus clientes y reinventar platos, maridajes y una buena atención al público, algo que en su mayoría han sabido hacer muy bien durante los últimos años, sin embargo ahora la situación exige reinventar el negocio, ya no es tan válido hacer que el cliente esté cómodo en nuestro establecimiento, porque al menos de momento simplemente por normativas gubernamentales ni siquiera puede entrar, hay que ver de qué modos podemos seguir manteniendo una clientela, cómo hacer que éstos continúen en contacto con nosotros y nos hagan llegar sus pedidos, si no en forma de reserva sí en forma de Delibery porque lo cierto es que muchos de estos clientes iban a nuestro establecimiento no sólo por la decoración, el buen trato, la atención, etc., también lo hacían porque nuestros menús, nuestras especialidades eran una exquisitez, así que ahí es donde hay que especializarse y no se puede especializar en Carnes y Pescados al mismo tiempo por poner un ejemplo, hay que evaluar en qué somos de verdad buenos y cómo nos ven nuestros clientes en ese aspecto, a partir de ahí hacer de esa virtud una especialización pura y competitiva, no podremos alcanzar más mercado del que esté cercano pero sí alcanzaremos más mercado del que teníamos, no tiene porqué representar un atraso sino una modificación en nuestro modo de entender el negocio.

Nuestro apoyo

Pues en principio sólo se trataría de un apoyo moral, de consejos que estamos seguros son buenos y positivos, pero el trabajo ha de hacerlo cada establecimiento, porque al final cada quién sabe qué puede o sabe hacer.

Por nuestra parte y sin desvelar nuestras tácticas estamos en ello, en ver de qué modo hacer para que sigáis saliendo adelante y aún con más vigor y aunque no existan soluciones inmediatas sí hay que ir tomando al menos un hueco en la casilla de salida, será una carrera de fondo, no de velocidad, con lo que habrá que ir dosificando nuestras opciones y posibilidades, en principio ser consciente de ello es ya un buen punto de partida.


No se encontraron resultados.

Deja un Comentario

Tu email no será publicado

1
×
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?